The problem with the Donald…

Standard

Here’s my one paragraph analysis:

The problem with Donald Trump’s recent presidential campaign launch speech is not that he is a racist, mindless asshole. The problem is that by comparison, he makes gun nutjobs like Sarah Palin and crazy homophobes like Rick Santorum seem like the “normal” Republicans.

trump2

El voto nulo no anula tu voluntad

Standard

Queridos lectores,

Escribo las siguientes líneas con el objetivo de plantear mis razones para considerar que en los comicios que están a la puerta, optar por la anulación del voto es una postura que veo válida. Respeto a quienes piensen diferente y tengan sus propias razones para considerar un camino distinto. Como siempre, reitero que lo aquí expresado es una opinión personal y no refleja ideas, opiniones ni intereses de cualquier otra persona o institución con quien tenga cualquier tipo de vínculo personal o profesional.

Durante este periodo electoral, pude vivir de manera muy directa el proceso nuevo de las candidaturas independientes. Un ciudadano comprometido con su municipio, con un proyecto bien estructurado y dispuesto a retar la partidocracia, me invitó como parte de su equipo en lo que fue una experiencia muy didáctica para intentar lograr el primer registro de un candidato verdaderamente independiente a un puesto de elección popular en el país.

Lo platicábamos en su momento: decíamos que las reglas habían cambiado pero que habían sido impuestas para hacer prácticamente imposible lograr que un ciudadano sin vinculación partidista llegara a la boleta. Y teníamos razón.

Los obstáculos enfrente de nosotros eran procesales y sistémicos. Nos enfrentamos con funcionarios y burócratas que hacían hasta lo imposible por bloquear nuestro camino. Nos negaban acceso a información necesaria para armar el proyecto y lograr su aprobación. Conseguir un mapa distrital, identificar y encontrar a un juez de barrio, extraer la misma información de 4 distintas versiones de una credencial de elector, hasta decodificar formatos creados intencionalmente para confundir y generar errores… a todo esto nos topamos pero nuestra voluntad fue tal que pudimos superar las barreras y logramos preregistrar nuestro proyecto. Posteriormente nos topamos con el reto de comprobar un respaldo ciudadano desproporcional incluso a las tasas requeridas de los partidos políticos para mantener su registro, registro que por cierto, les permite seguir extrayendo fondos de nuestros impuestos sin tener que mostrar ningún tipo de resultado benéfico para la sociedad.

Tomó esfuerzos titánicos lograr la obtención de las firmas que por Ley eran requeridas, ya que no contábamos con una infraestructura partidista de apoyo. Nosotros no teníamos acarreados, “líderes de colonia”, “amigos” en los medios ni recursos de origen cuestionable. Aun así, excedimos nuestra meta de firmas y conforme a la Ley, procedimos a solicitar el registro de manera oficial. Tras una serie de irregularidades (que nuestro proyecto debidamente identificó y señaló), las autoridades electorales decidieron de manera arbitraria no reconocer una porción significativa del respaldo ciudadano que apoyaba nuestro proyecto y a la vez otorgarle dicha validez, a otra persona que hoy aparece en la boleta denostando una candidatura supuestamente independiente. Fue una fuerte derrota a la voluntad ciudadana verdaderamente independiente y muy pocas personas se enteraron de ello.

Durante mi involucramiento en este proyecto, aprendí bastante acerca nuestro sistema electoral y en específico de este nuevo episodio que hoy vanagloriamos como “el momento de los independientes.” Comparto algunos de mis aprendizajes:

  • El sistema actual, por lo menos en lo que al estado de Nuevo León y el municipio de San Pedro Garza García respecta, NO PERMITIÓ el registro de candidaturas realmente independientes.
  • Los candidatos a la gubernatura de Nuevo León y de SPGG que hoy izan la bandera de independientes lograron su registro gracias a las estructuras partidistas que facilitaron que sus proyectos superaran las barreras que un proyecto ciudadano dificilmente hubiera podido superar. Me tocó ver de primera mano el involucramiento directo de partidos como Partido Morena, Partido Movimiento Ciudadano, Partido Encuentro Social y (no confirmado pero con indicios suficientes para generar sospecha en uno de los dos casos) del PRI. Cabe mencionar que la candidata en San Pedro previo a su proyecto independiente, ya había amarrado la candidatura por el Partido Movimiento Ciudadano.
  • Ambos casos que suscribo son participes de los vicios de clientelismo partidista que hoy retóricamente descalifican porque el problema no es de un partido o de otro. El problema es sistémico y el estatus quo partidista ha encontrado en estos movimientos enmascarados de independencia, la perfecta vía para generar historias que parecen ser de éxito para la ciudadanía que responde a ellos por hartazgo, sin darse cuenta que al solapar falsos independientes, sólo fortalecen más al sistema actual. Si lo único que tienen que hacer los partidos es disfrazar a su gente de independiente para retener el poder y bloquear a los verdaderos independientes, poco se ha avanzado con las reformas electorales que tanto celebran los candidatos señalados.
  • Lo que se ha vuelto un discurso de “voten por los candidatos independientes por ser independientes” resta profundidad al análisis del voto y les otorga una ventaja gratuita que no deberían de tener, especialmente en aquellos casos ya mencionados cuya supuesta independencia es más que cuestionable. Votar “porque es el independiente” en este contexto, es igual de responsable que votar “porque me inspira confianza” o “porque está bien guapo”.
  • La supuesta ventaja en votar por estos “independientes” es que el voto por ellos no abona hacia la retención del registro de un partido… pero esto es poco relevante si al contar con la estructura partidista con la que cuenta la élite política, pueden dar de alta nuevos partidos sin mayor problema… (véase así el surgimiento del PANAL, PSD, PES, Partido Humanista, Partido Movimiento Ciudadano, etc.)

Personalmente, tomo la elección del voto de una manera muy seria. Considero mi voto el endoso directo y explícito de una persona, un equipo, una idea y/o una plataforma. Otorgar dicha confianza y voluntad, no es poca cosa.

En un país tan pragmático y poco académico (políticamente) como México, el voto es menos allegado a una ideología particular (de derecha, centro o izquierda) y mucho más al contexto y situación particular. En las distintas elecciones en las que he podido participar, he otorgado mi voto a proyectos de distintos partidos como también en instancias he decidido anular mi voto cuando no he identificado suficientes razones para apoyar una propuesta particular.

En México, las palabras “voto útil” y/o el “voto de castigo” cobran vida conforme se va acercando la fecha de votación y la especulación de resultados por encuestitis llega a su máximo apogeo. En Nuevo León, recientemente declinó el candidato Fernando Elizondo del Partido Movimiento Ciudadano a favor del candidato Jaime Rodríguez, precisamente bajo la premisa del voto útil y con un discurso pueril de “co-gobierno.” Dijo haberse dado cuenta que no podría ganar y que lo mejor sería apoyar a alguien que sí podría estar en posibilidades de hacerlo, en lo que se vuelve un proyecto cuya propuesta toral es antagonizar al PRI, castigando a la pésima administración del gobernador PRIista Rodrigo Medina. Aprovecho el momento para reiterar que repruebo la actual administración de manera categórica.

El voto de castigo funciona por una lógica de eliminación. “No me gusta lo que hizo X así que apoyaré a Y” y desde mi punto de vista, esta lógica es falaz. Una cosa es reprobar una propuesta o ejercicio  y otra completamente diferente es agraciar a un alternativo con el endoso de mi voluntad política sólo por estar en el lugar y momento fortuitos para capitalizar de mi desdén por la figura reprobada.

Como lo comentó Denise Dresser, en un contexto sistémicamente contaminado con nuestro entorno político, castigar a uno es recompensar a otro por percibirlo como “menos corrupto” o “menos incompetente”. Si entre las alternativas puestas sobre la mesa (o en la boleta), no hay una sola cuya plataforma tenga razones suficientes para que le otorgues tu aprobación, castigar algo que repruebas es premiar algo que repruebas menos. Habiendo expresado la importancia que le doy a mi voto como una extensión de mis principios y de lo que habla de mí como persona, no me es concebible celebrar mi derecho político con tanto conformismo.

En la boleta no existe un solo renglón que diga “Votar en contra de…” así que el voto útil o voto de castigo en realidad se vuelve un fácil recurso para aglutinar voluntades políticas detrás de una propuesta cuando en realidad no se le apoya con la profundidad expresada en un porcentaje de voto. No nos confundamos. Si te importa mandar el mensaje de que estás votando en contra de alguien, el sistema lo interpretará de manera distinta ya que no está construido para expresar esta voluntad.

Un voto de nulidad desgraciadamente no castiga a la partidocracia en sentido de quitarle recursos económicos proporcionales pero SÍ representa de manera efectiva la voluntad del ciudadano que quiere decirle al sistema “ninguno de ustedes merece mi aval” y lo hace de manera muy distinta al hecho de no acudir a votar. No acudir es una protesta en silencio, que nadie escucha y que es agrupada en la misma categoría de quienes fueron irresponsables y no sacaron su credencial para votar a tiempo, los desidiosos o los que por alguna razón se les imposibilitó llegar a la casilla para votar.

Acudir a ejercer tu derecho ciudadano y expresar tu voluntad al emitir un voto nulo, si esa fuera tu elección, es una manera veraz de mostrar el hartazgo que muchos tenemos. Yo estoy harto de la partidocracia, de la corrupción, de los candidatos incompetentes, de los candidatos deshonestos, de los candidatos falsamente independientes y de estrategias políticas orientadas a ganar campañas en lugar de desarrollar proyectos de gestión que pudieran avalar al candidato o hacerlo atractivo al puesto. También estoy harto de la desinformación y de la guerra sucia, que en estos comicios y sobre todo en la carrera por el gobierno del estado de Nuevo León, ha llegado a nuevos niveles de infrahumanidad.

En resumen:

  • Si hay algo que te convence en una plataforma, persona, idea, propuesta, te recomiendo apoyarla.
  • Si hay algo que repruebas en una plataforma, persona, idea, propuesta, te recomiendo señalarlo y expresarlo pero que dicho reproche no se vuelva el endoso automático de alguien más.
  • Si no existe una plataforma, persona, idea o propuesta que te sea suficientemente contundente como para merecer tu aval, no lo otorgues. La nulidad de voto es también una expresión de voluntad política. No te conformes y celebra tu libertad de no conformarte.
  • Si existe un ciudadano que consideres podría ser mejor opción que los que se incluyen en la boleta, utiliza el espacio en ella para expresarlo y endósalo con nombre y apellido. Es tu derecho.
  • Sea cual sea tu elección, acude a los comicios. La protesta en silencio no sirve de nada.

Gracias.

Ya no toleremos la intolerancia

Standard

Un espacio publicitario de un parabús muestra la imagen de dos hombres besándose y el titular lee “Un corazón normal”, invitando a las audiencias a la muestra en escena de una obra que busca generar conciencia y conocimiento respecto a la enfermedad de VIH SIDA. En un país progresista, esto no ocuparía espacio en las notas periodísticas… pero esto es México.

corazonnormalEn este país y específicamente en los municipios de Monterrey y San Pedro Garza García del pujante estado de Nuevo León, dos hombres besándose generan escándalo, malestar y hasta llevan a que las autoridades se atribuyan capacidad de censura y ordenen remover algo que no es más que una representación gráfica de una realidad que no sólo nos rodea, sino que no tiene nada de aberrante, anormal ni hiriente.

El siglo pasado, por los escándalos de unos cuantos que aparentemente consideraban que la figura femenina era pecaminosa o vulgar, las autoridades mandaron “vestir” la imagen de un panorámico que mostraba a una dama con un sostén de la marca Wonderbra. Hoy los panorámicos con mujeres en ropa interior proliferan sin mayor problema, ya que los mojigatos han encontrado un nuevo blanco para derramar sus inseguridades y fobias: la homosexualidad (mojigato evolucionado, tercer sayayin de idiotez).

La justificación para permitir la censura que dan las personas de mente cerrada, miope, homofóbica, retrograda y francamente estúpida (o como prefieren ser llamados, las personas conservadoras), es que permitir las representaciones gráficas de una pareja homosexual dando una muestra de cariño/amor degrada el tejido social y/o puede confundir a la niñez (ojo, generalizo y sintetizo bajo una sola razón las que estoy seguro son una multiplicidad de justificaciones del odio y discriminación que los hace sentirse mejores personas, cercanas a la divinidad). Comentemos al respecto:

  1. Les guste o no, la homosexualidad existe. Siempre ha existido y siempre existirá. Y les guste o no, la homosexualidad merece su lugar en términos de equidad en nuestra sociedad. La homosexualidad no es un crimen a reprimir, una enfermedad a combatir o un problema a esconder por la vergüenza que les causa. El/La homosexual no degrada el tejido social por su orientación sexual. No somos peor sociedad si dentro de ella tenemos personas a quienes les atraen otras personas de su mismo género. Somos peor sociedad si decidimos y acordamos que vamos a promover el odio, la discriminación o el repudio a dichas personas por razones que deberían de sernos completamente irrelevantes.

2. Les guste o no, la libertad de expresión existe. Estoy de acuerdo que debe de haber algún tipo de regulación respecto a la comunicación publicitaria PERO esta debe de darse en torno de la protección de la sociedad por cuestiones de veracidad en marketing y/o riesgo a la salud. Por ejemplo, sí debemos regular que alguien no venda de manera engañosa productos que prometen curas milagrosas a alguna enfermedad sin el sustento médico para argumentar los efectos que se atribuyen. Y si de manera consuetudinaria acordamos que un acto sexual explícito no debería ser proyectado en materiales de comunicación en la vía pública, valdría la pena preguntar de qué manera se estableció dicho consenso consuetudinario y/o entender las razones por las que se considera esto dañino. Sin embargo, si estamos de manera consensual, tranquilos con tener un panorámico en que un hombre y una mujer se demuestran cariño/amor dándose un beso, no hay justificación que quepa para decir que dos hombres no pueden hacerlo. La unión de saliva proveniente del mismo sexo, hasta donde yo sé, no provoca epidemias y para los homofóbicos, no se preocupen, les juro que la homosexualidad no se pega y mucho menos por contacto visual.

3. Les guste o no, México no es un régimen teocrático. México no es Irán. México es un país libre, democrático y LAICO. Nuestra ley máxima se plasma en la Constitución Política de México y no en una Biblia, Corán o cualquier otro libro religioso. Por ende, los estándares religiosos de un grupo particular no tienen por qué estar por encima de la ética social en el territorio nacional. Y en este tenor, nuestro país es uno en que todas las personas son consideradas iguales. En México (por lo menos en papel ley) la discriminación por género, religión o raza es algo que no tiene lugar y va en contra del espíritu nacional y de los derechos otorgados a todos quienes lo habitamos. La religión y estándares de moralidad que cualquier fe dictan a quienes la siguen deben de ser cuestiones de apreciación personal y privada. Si tu fe (por torcido que esto suene) te invita a odiar a alguien por ser diferente a ti, tienes todo el derecho de vivir dicha fe PERO no tienes derecho de imponer estos cuasiprincipios a los demás porque insisto, en el país en que vivimos la ética social está MUY por encima de la moral religiosa

4. La homosexualidad no es su enemigo. ¿Por qué le temen tanto a dos hombres besándose? ¿qué creen que les va a pasar si ven esto? En el país tenemos MUCHOS más problemas que la preocupación que pueda causarles el hecho de que dos hombres se amen. Creo que más nos debería de preocupar por mencionar algunos, la violencia, la obesidad y la pobreza. No quisiera que esto se interprete como una invitación a la censura (porque no lo es) pero doy estos ejemplos sólo para mostrar lo ridículo que es que se exija remover muestras de amor entre dos personas de espacios publicitarios:

  • Si nos preocupa la violencia ¿por qué permitir panorámicos TARGETEADOS A NIÑOS que enseñan violencia a nuestros niños? ¿por qué es aceptable que nuestras ciudades se llenen de panorámicos con dibujos animados de tortugas ninja cuya profesión es golpear a sus contrincantes? ¿por qué es aceptable mostrar en TV abierta cuasideportes como la UFC, que no son más que una celebración de violencia?
  • Si nos preocupa la obesidad, ¿deberíamos censurar los panorámicos de Pan Bimbo?
  • Si nos preocupa la pobreza, ¿no deberíamos censurar las manifestaciones que la perpetúan y enaltecen? (hint, hint: bendecidos los pobres porque ellos heredarán el cielo)

5. Sus niños no se confunden al entender que en el mundo en que viven hay personas a las que les atraen personas del sexo opuesto y otras a las que les atrae gente de su mismo sexo. No se confunden de la misma manera en que no se confunden cuando se dan cuenta que existen otros niños con razas distintas a la suya o cuando se dan cuenta que los niños tienen pene y las niñas vagina. Los niños no tienen nada de que confundirse al enfrentarse a la diversidad natural y real que existe en el contexto en que viven. Los niños no nacieron con los prejuicios que ustedes recibieron en sus casas cuando crecían. No los culpo por haberlos recibido de sus padres y no culpo a sus padres… en ese entonces era la usanza. Dejemos sobre la mesa la posibilidad de que sus padres al mostrarles que la homosexualidad era una aberración no se daban cuenta del daño que les estaban haciendo. Al crecer, a ustedes les tocó entender mejor el ideal de igualdad y el valor del respeto a los individuos que a sus padres. Les tocó vivir en una época en que están expuestos a otros países y otras culturas y en base a dicha exposición, pueden desarrollar una capacidad crítica que aunada a la madurez de ser adulto DEBERÍA dejarles claro que nada bueno puede venir de educar en base al odio y el repudio vs. la aceptación y el amor. Ustedes, a diferencia de sus padres, ya no tienen excusa si se obstinan a enseñarle a sus hijos a odiar a los demás por su orientación sexual o por cualquier otra razón.

6. ¿Por qué no les coleriza o escandaliza el hecho de que en el 2015, los “talentos” que llegan a nuestras televisoras transforman lo que debería de ser espacios de entretenimiento a más oportunidades para proyectar (y por ende promover) una cultura primitiva y discriminatoria, en la que comedia es el pobre sinónimo de “chistes de jotitos”? ¿Por qué no nos enoja y encabrona que las telenovelas promueven la estratificación social, las divisiones clasistas, los modelos de enriquecimiento fortuito o banal pero sí estamos dispuestos a no sólo trivializar sino minimizar esfuerzos artísticos por generar conciencia en torno a problemáticas como la del VIH-SIDA?

Cuando las autoridades (a quienes TODOS les otorgamos dicha autoridad) se deja llevar por presiones de los menos y por creencias que recuerdan más a la Edad Media que a la actualidad, hay que enojarnos y HAY QUE LEVANTAR LA VOZ para que nos escuchen por encima de los alaridos de quienes por más que tienen oportunidades y acceso a la información, se empeñan en no abrir los ojos y venirse con nosotros al siglo XXI.

Si están de acuerdo, POR FAVOR hablen de este tema. Eduquen a las personas a su alrededor. Eduquen a sus hijos. Eduquen a sus amigos. Eduquen si se puede y si hay una mínima esperanza de que los escuchen, hasta a los mojigatos. No nos rindamos e invitémoslos a no ser imbéciles. Platiquémosles lo bien que se siente ser gente pensante, incluyente y tolerante. Platiquémosles lo bien que se siente vivir en la época actual y no hace 700 años. Si este texto les sirve para platicar, compartir, difundir, etc. con toda libertad, úsenlo. Gracias por leer.

No es paradójico decirlo: hay que ser tolerantes… a todo menos a la intolerancia.

Is Peña Nieto Facing a Mexican Spring?

Standard

Originally published by Americas Quarterly on December 4th, 2014.

Two years ago, Enrique Peña Nieto took office as Mexico’s president, under the banner of a renovated Partido Revolucionario Institucional(PRI) and with a promise of a brighter economic, social and political future.

Only two months after he took office, Thomas L. Friedman remarked on that promise in an article titled “How Mexico Got Back in the Game.” And who can forget Timemagazine’s February 2014 cover, featuring Peña Nieto with the headline “Saving Mexico”? In that feature, author Michael Crowley said that on the security issues, “alarms are being replaced with applause” and that the social, political and economic reforms package steamrolled through a PRI-dominant Congress were preview of great things to come.

The media prematurely started calling this era “Mexico’s moment.” Granted, we are living quite an interesting moment in Mexico’s history, but not for the reasons the 2012 optimists foresaw.

A recent series of events and decisions stemming from the political elite at local, state and federal levels has detonated into what could evolve into a Mexican version of the Arab Spring. In Friedman’s piece, he quoted the president of Monterrey’s Center for Citizen Integration saying that “Once a citizen feels he is not powerless, he can aspire for more change. […] First, the Web democratized commerce, and then it democratized media, and now it is democratizing democracy.”

This is exactly what’s happening. A newly empowered Mexican civil society is reacting and saying enough is enough.

Some of the things I will discuss in this piece are not making their way to mainstream media, or they are being distorted and minimized, but they are gaining momentum in the open forum of Mexican social media—clearly demonstrating the growing divide between institutions and a fed-up and empowered rebellious citizenry.

The apparent state-sponsored mass murder of 43 rural students from Ayotzinapa was not the result of Peña Nieto’s mandate or decisions. The horrible events occurred in the Partido de la Revolución Democrática (PRD)-run state of Guerrero, and the alleged intellectual authors of the massacre where the now-deposed and incarcerated PRD mayor of Iguala,José Luis Abarca, and his wife.

However, the president’s reaction to the crisis is proving to be more than a challenge for his office. Protesters are holding him accountable and expecting answers from him and only him.

When the massacre reached mass media, political groups in the elite saw it as an opportunity to attack their opponents. Two-time presidential candidate Andrés Manuel López Obrador called for Peña Nieto’s resignation, saying the president was not equipped to deal with the Ayotzinapa case. The PRI apparatus returned the blow, flooding the Web with a picture of Abarca and López Obrador hugging during a political rally and arguing that the two politicians were not only members of the same political party, but close friends and political allies.

While this game of political finger-pointing was going on, the families of the 43 students—and, quite frankly, most Mexicans—were more interested in what the federal government was doing to advance the investigation and to deliver credible results.

When days turned into months and the public still had no answers, two incidents collided and became a perfect storm for the president.

On November 7, 33 days after the Ayotzinapa students disappeared, Attorney General Jesús Murillo Karam gave a press conference in which he declared that the students’ bodies had been thrown in a mass grave and cremated, citing confessions from local gang members as evidence. Families of the students, who had expected empathy and hope, were instead subjected to a crude account of how their loved ones had been abducted, transported, tortured, maimed and murdered.

Murillo continued to share testimonies of apprehended criminals, describing the way the bodies were doused with gasoline and set ablaze. At the conclusion of the press conference, Murillo dodged questions challenging the credibility of his statements, only to abruptly end the session by getting up from his chair and murmuring “I’ve had enough” (Ya me cansé).

Though Murillo later said that his words were an expression of his frustration with the violence, #Yamecansé immediately became a trending topic on Twitter. Enraged Mexicans shouted they, too, had had enough of the political elite, of organized crime in bed with the government, and of being lied to and patronized.

The second PR disaster came two days later, when journalist Carmen Aristegui uncovered acase of alleged corruption and nepotism involving Peña Nieto’s wife, Angélica Rivera. Aristegui revealed that the construction company Grupo Higa, which had won a  multimillion dollar bid to construct a high-speed rail project in the PRI-governed state of Nuevo León, had also built Rivera’s now famous $7 million “Casa Blanca” mansion.

As if the Casa Blanca accusation wasn’t bad enough, Peña Nieto decided not to directly respond to it. Instead, the strategy from the president’s office was to have the First Lady provide an explanation, in a failed attempt to put distance between the accusation and the president.  The Rivera’s nonsensical YouTube video explanation of how she came to possess enough money to buy the house through acting in telenovelas, created an outcry on social media, showing that nobody bought the First Lady’s explanation. Instead, the video became yet another symbol of the effrontery with which the political class approaches their constituency, stirring up frustration and indignation.

The #Yamecansé and #CasaBlanca hashtags sparked massive social mobilizations and marches in the state of Guerrero, in Mexico City and in major cities across the country and abroad. Some have compared these mass protests with the #YoSoy132 movement of 2012.

The similarity between the two movements is the fact that Peña Nieto is the main target of criticis—but it would be more accurate to compare the current movement with the Arab Spring. #YoSoy132 was fueled by electoral politics, with the goal of preventing Peña Nieto from winning office. After Peña Nieto was elected, the movement did not die completely, but it became more symbolic than effective.

Today, enraged and politically alienated youth are amassing in a more organic way, and their reasons for protesting will not dissipate after electoral polls close. Local, state and federal incompetence and corruption have created more reasons than ever for people to take to the streets and demand a change.

There is no sign of this trend reversing. In fact, all strategies used by the government to tackle the protests only seem to aggravate them.  With accusations of police beating up and arresting peaceful protesters, Peña Nieto’s presentation of a security reformthat would unify local police forces was met with skepticism. The spokesperson for the relatives of the Ayotzinapa victims called the measure “like his words—false,” and a move by Mexico’s lower house of Congress to revise rules on social mobilization (Senate approval pending) was received as a threat to freedom of speech and freedom of movement.

Why aren’t these strategies working? In part, because they were the wrong solutions to begin with. In his recent op-ed in El Economista, the founder and president of the Mexican think tank Instituto de Pensamiento Estratégico Ágora A.C. (IPEA ), Armando Regil Velasco, identified the root cause of the prolonged problem:

“When your moral authority is so fragile, it doesn’t matter what you say. Skepticism will impose itself and little to nothing will be believable. [The Federal government] lacks honesty, courage and determination.”

The Mexican political elite, with Peña Nieto heading the list, has lost whatever  trust the citizenry once had in them. The phrase “more crooked than a politician” has risen to new heights in today’s Mexico, and those brave enough to mobilize are finding more and more reasons to do so as more cases of corruption and inadequacy develop.

After two years of Peña Nieto’s government and with the current social chaos the country is facing, I wonder where those 2012 notions of “Saving Mexico,” “Mexico’s moment” and “getting back in the game” have ended up. The best place to look for them is probably in the gutter.

La mejor manera de pasar un cumpleaños

Standard

Hoy ha sido un día de grandes satisfacciones. Empecé el día al lado de mi bebé que me regalaba sonrisas al tiempo que se tomaba su biberón. Un poco después se nos unió mi esposa que me dio dos excelentes regalos… de esos que se nota que fueron pensados específicamente en ti. Durante el día he recibido una infinidad de muestras de cariño de familiares, compañeros y amigos que se tomaron el tiempo para mandarme un mensaje o llamarme. También tuve una mañana muy productiva en la oficina sacando pendientes importantes antes de cerrar el año. De verdad, un gran GRAN día.

Pero les quiero platicar muy brevemente de otra cosa que hice el día de hoy… y se los platico no con las intenciones de proyectarme magnánimo ni mucho menos. Si les comento de esta experiencia, es sólo porque obtuve de ella TANTO, que me parece egoísta no compartirla invitando a que ustedes consideren hacer algo similar en su cumpleaños. Por lo pronto, yo pretendo hacerlo una tradición en el mío.

Anoche reflexionaba acerca del hecho de que en este año he recibido mucho de muchas personas y del tiempo que he podido pasar alrededor de la gente que quiero y haciendo las cosas que me gustan. Ha sido un año sumamente gratificante en todos los sentidos. Guardar tanta gratitud en una sola persona es muy difícil así que anoche decidí que dedicaría una parte de mi cumpleaños a dar, aunque fuese un mínimo detalle y en poco tiempo.

Después de comer con compañeros de la oficina y de sacar algunos pendientes, fui a una pastelería y compré un montón de bolsas de pequeñas hojarascas. Un poco antes de las 3:30 de la tarde llegué al Hospital San José (lugar en donde varios familiares y amigos han sido atendidos) y me dirigí a la sala de espera de la Unidad de Cuidados Intensivos. Ahí, en distintos y pequeños grupos, había alrededor de 25 personas, en espera por obtener noticias de sus seres queridos que estaban siendo atendidos.

De manera respetuosa y tratando de ser lo menos intrusivo posible, fui visitando a cada una de estas personas, a quienes ofrecí las galletas como regalo y les di palabras de aliento, deseando la próxima recuperación de sus pacientes. Pasé tan sólo alrededor de una hora con ellos, pero quiero decirles que fue un momento INCREÍBLE. Todas las personas ahí me mostraron enorme gratitud por lo que no era más que un pequeño detalle… algunas estaban confundidas y me veían inicialmente de manera incrédula. Otras me preguntaban por mis familiares y me deseaban que ellos también mejoraran, sorprendiéndose aún más al aprender que afortunadamente ningún familiar mío estaba internado. Recibí bendiciones, palabras de agradecimiento y una señora mayor, con la que estuve platicando un rato más que con los demás, me felicitó y me dijo que hacía mucho que no veía una acción desinteresada de una persona a otra. Realmente me llegó al corazón y me hizo reflexionar BASTANTE sobre la necesidad que tenemos de rescatar el sentido cívico en nuestra comunidad. Me preguntó por qué lo hacía y al explicarle que era algo que había querido hacer para festejar mi cumpleaños, la señora (a pesar de lo que a su edad esto significaba en esfuerzo) se paró de su lugar y me regaló un abrazo.

Es evidente que nuestras acciones individuales no necesariamente resuelven los grandes problemas que aquejan a nuestra sociedad pero es muy fácil olvidar que la gente que nos rodea, a veces no necesita que les resolvamos esos problemas. A veces una sonrisa, un abrazo o un pequeño detalle son suficientes para volver a depositar la esperanza en aquellos que pueden haberla momentáneamente extraviado. A veces la gente sólo necesita una mirada empática… y eso, no cuesta nada.

Mis mejores deseos a todos ustedes. Que tengan un 2015 lleno de satisfacción, de grandes logros y de muchas razones para sentirse orgullosos y agradecidos. Que sea un año en que avancemos como sociedad y nos acerquemos de nuevo a lo que debería de ser una comunidad.

Con cariño y respeto,

Arjan

P.S. En este blog y a través de mis redes sociales el día de hoy compartí una serie de ligas a organizaciones cuyo trabajo considero valioso. Muchas gracias a quieres se sumaron al proyecto y las han apoyado el día de hoy. Si todavía no lo hacen, por favor consideren la información contenida aquí.

It’s my birthday so please… Give a little bit.

Standard

Today, December 30th, is my birthday. Happy birthday to me. This year, I want to try to make the day count so please, if you can, indulge me on my very special day by giving a little bit.

Your generosity would be my greatest birthday gift and I would be extremely thankful if you could take a couple of minutes to consider donating to one of the following organizations/causes:

VOLUNTARY DONATIONS (These are organizations I’ve either donated to, worked with and/or know well enough to trust. Their work is really valuable and worthy of your generosity)

FREE DONATIONS (All you have to do is CLICK and companies will donate for you)

Since I do not monitor traffic to any of these sites, there will be no way for me to know if you donated to them or not but in all truth, me knowing about it is not the objective so I’m ok with that. But hopefully you were able to take 2 minutes of your time on my birthday and through small but significant actions, help make a change.

Want to do more? Tell your friends about this project! Invite them to participate!

Happy birthday to me and thanks!