Después del temblor…

Standard
Después de afortunadamente tener contacto o seña a través de terceros que mis familiares y amigos en las zonas afectadas por el temblor del 19 de septiembre están bien, después de reunir ropa, material médico y víveres y llevarlos a un centro de acopio, después de ayudar a una persona sin celular a tratar de contactar a su hermana, después de donar lo que puedo a los Topos y a la Cruz Roja, el sentimiento de frustración y vacío permanece.
 
Ese sentimiento de desamparo, de ineptitud al no poder hacer más por tantas hermanas y hermanos que están pasando por esta pesadilla y sufrimiento, no lo comparto para recibir palmadas de espalda ni felicitaciones por tener sentido humano y solidaridad. Lo comparto porque me doy cuenta que así nos estamos sintiendo MUCHOS que quisiéramos estar más cerca y ayudar directamente. Y es porque es en los momentos más difíciles que dejamos atrás nuestras diferencias y aflora lo mejor de cada uno de nosotros.
 
Se los digo con mucho amor, ESO que estamos sintiendo, es importante. Es importante ahorita porque se vuelve un motor de acción que nos permite brincar de los Likes a verdaderas decisiones y verdaderos compromisos que generan cambios reales. Genera donativos, hace que los camiones salgan de los centros de acopio y nos conecta en una mano cadena virtual hasta las zonas del desastre.
 
Es importante porque si bien este sentimiento no remueve los escombros ni encuentra víctimas, alienta a nuestros hermanos mexicanos que sí están ahí y les da un poco más de empuje para seguir haciendo lo imposible por rescatar a más mexicanos. Son increíbles y verdaderamente admirables.
 
Es importante porque desde los distintos rincones del mundo en que nos encontramos, le grita a nuestros connacionales que no están y no los vamos a dejar solos.
 
Y es importante porque estoy seguro que en un futuro muy cercano habremos librado esta tragedia y las cosas volverán a cierto grado de “normalidad”… y será importante RECORDAR que así como lo hicimos en 1985 y lo hacemos ahora, está dentro de cada uno de nosotros la capacidad de hermanarnos y trabajar juntos para salir adelante como país y comunidad. México será GRANDÍSIMO cuando no tengamos que tener una tragedia encima de nosotros para tendernos la mano uno a otro.
 
Abrazo a todos,
 
Arjan Shahani
Advertisements