Happy 50,000th!

Standard

This blog has just hit the 50,000 visits mark since I first started writing it. Coincidentally, it happened on the same day as my 10,000th tweet from @arjanshahani

Traffic is erratic and different people from different countries gravitate here for different content and different reasons, but on any given weekday, anywhere from 200 to a 1000 of you grace me with a visit to this space where I can share web content I find entertaining and amusing, provide you with my own bit of personal humor and satire and/or share my true opinion through Op-Eds or sociopolitical essays.

It’s developed into a nice little personal corner of mine on the web and I wouldn’t have it any other way. I appreciate your comments, ping backs, visits, retweets on Twitter, re-posts and shares on Facebook and any other ways in which you have helped bring more people to the site.

I truly hope that through these little over 50,000 hits I’ve been able to at the very least, provide you with some entertainment. At best, I hope your visit here has become a starting point of a deeper conversation and my “True Opinion” articles have inspired you to think or act differently.

Anyways, cheers to all of you and the humblest of thanks for your visits and input. You kick ass.

Bodas y Traición

Standard

Presentamos la primer revista para novias que es realista. Normalmente las revistas de novias idealizan el matrimonio, te hablan de “tu boda perfecta” y te venden hasta lo que no con tal de que gastes todo tu dinero en ese mágico día en que dejas de ser una novia y te vuelves esposa.

Sin embargo, en “Bodas y Traición” sabemos que esto es un sueño guajiro así que ampliamos nuestro espectro para sí, ayudarte a planear tu boda pero también, a planear tu curso de acción cuando ese bribón que te prometió el cielo, el mar y las estrellas te salga con alguna “sorpresita.” BODAS Y TRAICIÓN, la revista que se preocupa por ti y te dice como vengarte cuando tu esposo deja de ser el príncipe azul que te prometió ser.

Pretty damn sure…

Standard

…yup. Actually, come to think of it, the Recycle Bin’s not enough. Now where the hell is that “Send to the darkest pits of hell” button?

Shout out to @joebenitez for sharing this.

¿Alcohol a los 21?

Standard

Disclaimer: lo siguiente es una opinión personal y refleja solamente mis puntos de vista personales. Esto lo expreso abiertamente antes de que me salgan que lo que digo es por afiliaciones profesionales. A diferencia de los legisladores, mis papás me dieron la capacidad de tener un juicio propio, no determinado por líneas partidistas o tendencias colectivas. Habiendo dicho esto, comencemos:

La propuesta de la Secretaría de Salud apoyada por PAN y PRD, que limitaría la venta de alcohol a personas mayores a los 21 años de edad, es infundada, miope y se perfila a convertirse uno más de los errores que se cometen con tal de buscar avanzar en las encuestas en periodos pre-electorales.

El diputado panista Julián Velázquez y Llorente mencionó que “el cerebro humano termina de desarrollarse después de los 20 años, por lo que el consumo temprano de alcohol y drogas atrofia el crecimiento pleno de la parte frontal.”

Gerardo Verver del PRD señala que “La predisposición al alcoholismo fluctúa entre un 10%y 12% genéticamente en las personas, misma que se puede desarrollar si se consume a temprana edad, además de que el cerebro humano termina su desarrollo hasta los 21 años.”

Mi punto de vista al respecto:

1. Para ser diputado tienes que tener por lo menos 21 años y por años nos han quedado debiendo en cuestión de mostrar su supuesto “crecimiento pleno de la parte frontal” del cerebro.

2. Ligar el desarrollo de un órgano tan complejo como el cerebro a un momento específico como la edad, es pueril. ¿Acaso cuando tienes 20 años 11 meses y 30 días de edad estás menos preparado para tomar decisiones que el día después? Entiendo que en algún momento tienes que establecer la edad exacta para poder normar la venta, pero no veo razón para diferenciar la mayoría de edad de la edad con la que tienes capacidad de decidir.

3. Si pretenden decir que a los 18 años, el cerebro del ser humano no está suficientemente desarrollado para tomar decisiones inteligentes con respecto a un consumo responsable de alcohol, entonces bajo esa misma lógica, ese cerebro no está listo para tomar decisiones como votar o cometer un crimen de manera consensual. Es decir, si pretenden aplicar la restricción a la venta de alcohol a los 21 años bajo el principio de que la persona de 18, 19 o 20 está muy estúpida como para pensar por si mismo y necesita que el gobierno le diga lo que puede y no puede hacer, entonces deberíamos eliminar dichas edades del padrón electoral. También deberíamos trasladar el servicio militar a los 21 años, ya que siendo activos del ejército estos chamacos no preparados podrían enfrentarse a una decisión de relevancia para el bien de la nación… y están muy pubertos para hacerlo.

4. Es incongruente que por un lado estén buscando que se pueda juzgar a un niño de 16 años por crímenes como asesinato y secuestro porque se dan cuenta que efectivamente, a esta edad ya están cometiendo dichas fechorías pero se prohíba la venta de alcohol hasta los 21. ¿Estamos aspirando entonces a que los menores de edad tengan las obligaciones de un mayor pero no los derechos y privilegios?

5. La primera vez que probé el alcohol fue a los 7 años. Mi abuelo me dio a probar de su cerveza. Cuando tenía 13 años salía semanalmente y me aventaba por lo menos un par de cervezas. En preparatoria asistí a fiestas en las que probé aguas locas y apilamos latas de cerveza que mostrábamos como si fueran trofeos. NUNCA cometí un error de juicio en torno a dejar de manejar. NUNCA tomé decisiones de las cuales me hubiera arrepentido bajo efectos del alcohol. ¿Por qué? Porque desde chico tuve padres que sembraron en mí la capacidad de discernir, de tener pensamiento crítico y medir mis acciones, de responsabilizarme por los posibles efectos de las mismas. Tuve un hogar en el que nunca tuve que esconderle a mis papás que había tomado porque ellos entendían que lo peor que puedes hacerle a un joven es prohibirle algo… es detonador inmediato para que lo haga. De las mejores noches en que estuve acompañado de cerveza o alcohol, varias fueron con mi papá. Generalmente nos sabíamos moderar y cuando no lo hacíamos, sabíamos tomar las decisiones correctas para que nuestro estado de ebriedad no afectara a terceros.

6. Habiendo mencionado la historia de mi adolescencia en la que el consumo del alcohol fue una realidad, sin soberbia puedo decir que mi capacidad intelectual se mantiene por encima del promedio (y seguramente MUY por encima del promedio del que se exhibe en San Lázaro). Ese famoso daño cerebral nunca llegó.

7. Es una idiotez equiparar como suelen hacerlo los políticos, el consumo de drogas y alcohol. Si pretenden legislar al respecto del consumo de ambos de manera empaquetada, están diciendo que es igual de dañino tomar una copa de vino (que de hecho es benéfico para la salud) que fumar un porro o inyectarte heroína. Estimados legisladores, favor de pasar a la Óptica Oceguera a checarse. Tienen un grave caso de miopía.

8. Insisto, la clave está en promover el consumo responsable. ¿Cuántos estudios necesitan que les muestre para comprobarles que incluso en moderación, beber cerveza y vino tienen efectos positivos para la salud?

9. ¿Sabían que para ser miembro de un Ayuntamiento no se requiere tener una edad específica? Pónganse a resolver los problemas de verdad en lugar de buscar colgarse medallas temporales para poder decirle a las mamás preocuponas que salvaron a sus hijos del alcoholismo. Deberían mejor pensar en programas de educación y desarrollo social para que esas mamás supieran que en lugar de dejarle la chamba a papá gobierno, ellas deberían educar a sus hijos de tal manera que pudieran tomar decisiones por sí mismos. La dependencia a una restricción arbitraria no es solución de nada.

Así que estimados legisladores, rayando en lo vulgar y utilizando el enriquecido y folklórico oxímoron: déjense de mamadas y déjenlos chupar.