Mexico’s Presidential Race: Running on Air

Standard

Here is a link to my latest article on AQBlog, titled “Mexico’s Presidential Race: Running on Air” , published on Feb. 15th, 2012. Please feel free to visit and comment. Here is a verbatim copy of it in case you prefer to read it on my personal blog, though I recommend actually going to the site because of additional content, other blogger’s articles, etc.

—-

The stage is finally set for the presidential race between Josefina Vázquez Mota (PAN), Andrés Manuel López Obrador (PRD/PT) and Enrique Peña Nieto (PRI/PVEM). What is about to unfold in the coming months is a barrage of party propaganda and news media stories designed to pull the undecided electorate toward one or the other candidates, but the actual content of the messages will surely show the lack of political consciousness in Mexico.

The product of a school system in crisis, a large portion of Mexico’s constituency is comprised of uneducated voters. Moreover, for those lucky enough to have gone through formal schooling, two essential things are missing: development of a widespread civic/political culture and embedding the capacity for critical thinking.  With regard to elections, Mexicans’ decisions have traditionally been based on a simplistic understanding of what candidates represent, if we like the way they talk and even their looks.

 A very young and sensationalist media also works against the creation of a politically informed voter base. Mainstream newspapers and TV networks are more interested in covering and making fun of the latest verbal gaffe by one of the candidates than really doing an in-depth analysis of the actual platforms they are running on. And the worst part is some of the current candidates have caught wind of this so their campaign focus will be less on substance and more on giving the media what they want in order to get more exposure. A secondary concern is the actual proposals and solutions to the country’s biggest challenges.

Of the three candidates, the only one who has provided public discourse with a somewhat clear and consistent direction is López Obrador. To be fair, his campaign is six years ahead of the other two but that doesn’t excuse the fact that Vázquez and Peña have been unable to effectively communicate what they stand for and what their governments would seek. They might not even be trying to do this, as they’ve found they can try to win the election through other strategies.  

Today we know that López Obrador opposes the neoliberal model and his macroeconomic policies are less focused on healthy management of public debt and more on building infrastructure. In his presidency, public spending would likely go up via populist programs, less worried about sustainable finance (the way his administration ran Mexico City). We know he opposes the military’s involvement in the war on drugs and gang-related violence, though we are not yet clear on his proposal for an effective alternative. Because he includes it in his rhetoric, we are clear on his views on supporting the agricultural sector and the ever-pervasive and violent SME (Sindicato Mexicano de Electricistas), a union which represents employees of a public company that doesn’t exist anymore. His foreign affairs policies would likely skew away from the globalization dynamic and steer more toward regional bloc building with Latin America. Somewhat ironically, being open about his platform has done very little to help AMLO gain support. According to a recent poll, his numbers have been stagnant since October 2011 despite heavy campaigning.

Josefina Vázquez Mota will use her political background and take advantage of the gender-role dynamics to position herself as the modern, socially-focused candidate. We will likely see her include education and jobs as the cornerstones of her campaign but her views on the economic model might only be inferred from her allegiance to the PAN party. On her official website, the closest thing to an actual political platform is an invitation to build a national plan through social inclusion and civil participation. Her public appearances follow suit, with statements on how we must build the nation together but lacking substance. Vázquez’ popularity has recently jumped in the polls, catapulting her as the viable alternative for voters who wish to keep the PRI from coming back to power and (at least for now), relegating López to a distant third place position. Her role in the race is being questioned by the media not for her position on any of the issues but by raising the question “is Mexico ready for a woman to be President?”

The leading candidate is still Peña Nieto but his numbers have been on a tailspin due to a series of statements that validate López’ criticism against him for being a “product” or “junk food” candidate. Of the three, Peña is the one whose positions on anything are still a complete mystery.  His public speeches have been empty and unclear. Besides representing the return of PRI to power, Mexicans have no idea what he stands for or his value proposition. He apparently opposes the ruling party’s recent administration but his platform called “An Effective State” provides nothing new, different or innovative that has not already been pushed forward by Calderón’s administration.

Why is Peña leading in the polls?  Because Mexicans do not vote based on substance. Part of his popularity might be attributed to people disappointed of the PAN alternative looking back to the PRI and thinking “we were better off back then.” Add to this Peña’s good looks and his marriage to a soap opera star which helped him gain points early on in the race. However, Peña is running out of fuel and has nothing with which to fill the tank. Until he proves otherwise, Peña is the candidate “running on empty” as López has pointed out. The possibility of either Vázquez or López catching up, is still very much on the table.

It’s too late for this presidential race, but if Mexicans are to make the right decisions in elections to come, we must invest in creating a better informed and politically conscious voter base and we can’t expect the political elite to do it for us. It’s easier for them to run on personal popularity.

*Arjan Shahani is a contributing blogger to AmericasQuarterly.org. He lives in Monterrey, Mexico, and is an MBA graduate from Thunderbird University and Tecnológico de Monterrey and a member of the International Advisory Board of Global Majority—an international non-profit organization dedicated to the promotion of non-violent conflict resolution.

Advertisements

De panzazo – Trailer de la película

Standard

Se ve interesante y tengo interés en ir al cine para conocer más del documental. Una observación sin embargo: veo que es dirigida por Carlos Loret de Mola y por lo menos en el trailer considero que hay un elemento importante faltante en el análisis: el rol de los medios (particularmente la televisora para la que él trabaja) en estupidificar a nuestra población y proveerla de entretenimiento basura. Ojalá dentro del documental se incluya este componente.

¿Vamos al cine?

La pasión por tener la razón y el evangelio sexenal

Standard

Ya empieza a brotar, como lo ha hecho por muchos ciclos, cada seis años, cada que nos toca entrar en tiempos de campaña política. Respondiendo a la misma naturaleza que responde esa hambre por querer evangelizar al vecino y traerlo a las arcas de la religión que hemos decidido adoptar, en México empezamos a vivir una época más, protagonizada por la pasión por tener la razón en torno a la elección presidencial.

Me parece sumamente interesante en esta ocasión, ver manifestaciones del mismo mal tomar nuevas vías gracias al desarrollo de los medios de comunicación a través de la tecnología de internet y los dispositivos móviles. “Te comparto este video que me topé en YouTube de Peña Nieto”, “mira esta imagen que te muestra que los del PAN y Televisa están coludidos”, “lee este artículo [falsamente] escrito por este autor en donde explica por qué no votar por el Peje” ahora sustituye lo que en previos sexenios fue el rumor de boca en boca de “es un mujeriego” o “es un alcohólico que le pega a su mujer y por eso no voy a votar por él.”

No es que esté en contra del intercambio de puntos de vista e ideas. Todo lo contrario. Creo que es sólo a través del flujo libre de la información que realmente crecemos y obtenemos lo mejor el uno del otro. Lo que me impresiona es ese incremento en la intensidad de las discusiones que continúa creciendo hasta el día de la elección. Por las razones que queramos, adoptamos la decisión de apoyar a un candidato y a partir de ello, nuestras interacciones sociales se vuelven una misión por atraer a los demás. La razón de ello no es más que la soberbia de estar seguros de que la nuestra es la mejor elección para todos y que por lo mismo, estamos obligados a convencer a otros.

Más me sorprende que justo después del ritual de gratificación instantánea que culmina al ungir nuestro pulgar de tinta indeleble, la pasión por tener la razón empieza a pulverizarse… porque de manera subconsciente sabemos que sobreglorificamos al candidato y NUNCA llegará a la promesa que o nos hizo o decidimos creer que nos hacía, tanto así que la compartimos con otros. Los “este candidato es el que sí va a hacer las cosas bien” rápidamente se tornan en “era el menos peor” y poco después en “nos quedó mal y nos robó.”
Que polares somos y mucho más nos volvemos en tiempos de elección. Queridos amigos con quienes normalmente ni siquiera toco el tema político, hoy tratan de “abrirme los ojos” para que le de oportunidad a uno u otro candidato que nunca ha tenido nada en común con los ideales que me hacen la persona que orgullosa pero humildemente soy. No es que los culpe por ello… sólo que el día de hoy capturé en mi mente lo similares que son (y somos) a aquellos grupos que pensando que profesan “la palabra del Señor,” invaden el espacio personal de otros para tratar de llenarlo de su fe sin que nadie los haya invitado a hacerlo.  Por lo menos la pasión por tener la razón electoral viene tan sólo cada seis meses, mientras que la intolerancia y avalancha religiosa es cosa de todos los días.

Quienes hemos sido honrados con ser considerados líderes de opinión (por unos cuantos o por millones, en mi caso por unos cuantos) enfrentamos esta realidad con mayor responsabilidad. En nuestro caso, hay una audiencia que nos pide nuestro punto de vista para apropiarlo. Yo no estoy buscando a alguien o persiguiéndolo para cambiarle su opinión pero al expresar la mía debo asumir la responsabilidad de entender que en algún lado del mundo, otra persona tomará mi visión como verdad y posiblemente se volverá predicador de ella.

Al enfrentar esta verdad tengo que concluir lo siguiente: la mejor postura que puedo asumir… la más sana, es la de profesar un agnosticismo electoral. Seguir compartiendo mi punto de vista, sí. Pero siempre declarándolo como tal y no la verdad fáctica. A final de cuentas dicho concepto absolutista existe sólo en la mente del necio que prefiere no abrir los ojos. Estoy seguro de que allá afuera hay alguien para quien López Obrador es la mejor elección. Estoy seguro de que allá afuera hay alguien para quien Vazquez Mota es la mejor elección. Estoy seguro de que allá afuera hay alguien para quien Peña Nieto es la mejor elección. SUS verdades y con mucho derecho las tienen y con el mismo derecho se les respeta.

Mi sugerencia no es que nos importe menos el proceso electoral. Mi sugerencia es que nos afecte menos saber que gente cercana a nosotros no piensa igual que nosotros… y que no tendría por qué hacerlo. Compartamos más no tratemos de imponer nuestras ideas… mucho menos cuando nadie las solicitó.

Quiero pensar que tenemos cosas más relevantes y significativas que hacer que volvernos porristas. Infórmate, vota a conciencia y no dejes que nadie te tape los ojos… y recibe mis palabras como mías, nunca presumiendo ser la verdad absoluta.

Llega la calidad y el servicio a Main Entrance. Se llama Reynera.

Standard

Hace tiempo reseñé mi pésima experiencia al visitar por primera vez el restaurante La Bandida. Entre otras cosas, hablaba de mi la percepción de que a los regiomontanos (específicamente los sampetrinos)  les importa menos que los traten mal que el asumir un rol social que los categoriza de manera diferenciada, exclusiva. Es decir “con tal de sentirme especial, diferente y élite, no me importa que me traten mal o den un mal servicio.” Mi observación era con respecto a “La Bandida” pero no era el único caso en este nuevo espacio llamado “Main Entrance” que se presentó inicialmente como el nuevo “lugar nice” de San Pedro.

La burbuja de la novedad de Main Entrance al parecer ya reventó. El viernes pasado asistí a este lugar y la menor afluencia que hace algunos meses era notable. Sigue siendo uno de los lugares favoritos de los sampetrinos para ir a cenar en fin de semana, pero ya no parece antro retacado de gente. Caminar entre restaurantes ya no es una carrera de obstáculos. Excelente para mis gustos.

Pienso que la baja marginal en demanda permitirá que la administración de los restaurantes en este espacio se den cuenta de que no pueden  valerse sólo de la novedad para atraer negocio sino que tendrán que encontrar fórmulas para aportar una mejor propuesta de valor. En la industria restaurantera el elemento crítico para hacer esto, es el servicio. Definitivamente la calidad de la comida juega un rol básico PERO el servicio es el driver principal. 

Cuando critiqué el pésimo servicio de La Bandida, recibí comentarios duros de algunos visitantes a este espacio (sospecho que uno de ellos era el dueño del restaurante), diciendo que debería de apoyar en lugar de criticar. Los comentarios en su mayoría no tenían sustento, ya que mi reseña de La Bandida simplemente describía un lugar que poco aportaba para sus comensales: la comida sin sazón y cara, el servicio inexistente, el lugar incómodo.

 Por razones alternas a la demanda por sus servicios pero con un delicioso tinte de justicia poética, el tiempo me dio la razón y hoy los bandidos de La Bandida ya no ocupan un lugar en Main Entrance. En su lugar, llega un nuevo restaurante que deja en claro que el éxito se puede lograr con una propuesta sencilla y simple siempre y cuando cuidas aquello que más importa: un servicio impecable. La siguiente reseña la comparto con mucho gusto en reconocer cuando las cosas se hacen bien. La dedico a la extinta Bandida, cuyo inevitable deceso se adelantó por cuestiones legales pero que igual hubiera llegado. Todavía quiero pensar que eventualmente la gente se da cuenta de cuando le venden basura y decide dejar de comprarla al identificar alternativas.

 Mi primer visita a La Reynera Cocina-Cantina

 Éramos un grupo de 9 personas que originalmente planeaba cenar en otro lugar del Main Entrance pero de último momento cambiamos de opinión ya que el menú no era compatible con las restricciones alimenticias de algunos de los del grupo. La primera pareja en llegar al restaurante original se había adelantado y pedido su comida, lo cual podría haber presentado un problema ya que normalmente los restaurantes no te permiten ingresar comida de otros establecimientos. Se la jugaron y pidieron que su orden se las entregaran para llevar.

 Nos acercamos a La Reynera, vimos el menú que no es extenso pero tiene suficientes variantes para satisfacer los gustos de los regiomontanos en un amplio espectro. En algunos sentidos el menú se asemeja al de La Nacional, pero donde La Nacional se enfoca en carnes rojas, La Reynera aventura un poco más e incluye algunos platillos con camarones. Reitero, llegamos al lugar sin tener reservación y el capitán y meseros inmediatamente nos dieron bienvenida. Acomodaron un espacio para que estuviéramos más cómodos y nos invitaron a tomar asiento.

 Mi amigo explicó al capitán que él ya había pedido su comida de otro restaurante y que quería traerla para comer en La Reynera. No sólo el capitán le mencionó que no sería ningún problema, sino que le pidió el dato de qué restaurante era y a nombre de quién estaba la orden para que él personalmente fuera al restaurante a recoger la comida. Minutos después, el capitán llegó con la orden de mi amigo empacada para llevar y con $6 pesos de cambio que el otro restaurante no había entregado previamente. Dado que el resto de nosotros apenas estábamos ordenando, el capitán ofreció guardar la comida de mi amigo en su cocina y traerla con el resto de los platillos asegurando que estuviera todavía caliente. Incluso ofreció servirla en los platos de la casa, dividida en dos ya que mi amigo había pedido el platillo para compartir con su esposa.

 En cuanto nos sentamos, un mesero con notable amabilidad nos ofreció bebidas, incluyendo recomendaciones de varios martinis y el portafolio de cervezas que tenía disponibles. Olvidó mencionar que tenían Sol Cero, una cerveza sin alcohol y excelente alternativa para quienes están a dieta, ya que sólo contiene 42 kilocalorías… Sin embargo, cuando le pregunté si la tenían afirmó que sí así que le pedí una. A menos de un minuto regresó para decirme “con una disculpa, le voy a quedar debiendo la Sol Cero porque sí la tengo pero acaba de llegar y recién la metieron al refrigerador. Todavía está al tiempo. ¿Le puedo ofrecer una Tecate Light?” Con una sonrisa le contesté que no se tenía que preocupar y que podíamos resolver el tema de que estuviera al tiempo la Sol Cero porque se me había antojado una michelada, que podría traer en un tarro con hielos y no tendría problema utilizar la Sol Cero al tiempo. Mi sorpresa llegó un par de minutos después cuando el mesero regresó con una Sol Cero helada y diciendo “como quería Sol Cero y no teníamos fría, fui corriendo al Seven-Eleven compré un six frío ahí.” Inmediatamente después trajo un tarro con mezcla para michelada y debo decir que sabía deliciosa. La calidad del producto definitivamente pesaba, pero creo que el nivel de servicio detrás de que pudiera estar disfrutando de la bebida que yo quería, hacía toda la diferencia.

 Por una cuestión médica, mi esposa tiene actualmente una dieta en la que tiene que evitar platillos grasos y teniendo un paladar muy selectivo, estaba teniendo algunos problemas para identificar lo que pediría para cenar. Indagó con el mesero quien ofreció preparar un platillo que no estaba en el menú pero que cubría ambos sus gustos y las restricciones ya mencionadas.

 Yo pedí un atropellado (que es una entrada y no un plato fuerte) a lo que el mesero me dijo “le voy a hacer una mejor recomendación ya que no tiene tanta hambre. ¿Qué le parece si mejor le traigo un molcajete de chicharrón de rib-eye? Viene mejor servido que el atropellado, con guacamole y está muy rico.” Acepté la propuesta y debo decir que fue muy atinada, ya que el platillo venía muy bien servido, de excelente calidad y a un muy buen precio.

 El resto de los del grupo coincidió conmigo en torno a la calidad de su comida. Algunos de los comentarios que compartieron incluían “este lugar sí está para volver”, “un excelente servicio” y “que diferencia de cuando era La Bandida.” Durante toda la noche y con cada interacción con los meseros y el capitán, me pude dar cuenta que en Main Entrance, la mayor ventaja competitiva que tiene La Reynera, es su orgullo por hacer las cosas bien y rendir un excelente servicio. Da gusto cuando surgen lugares así.

 Ya había visto en el menú que los precios de la comida no eran excesivos, pero en muchos establecimientos lo que hacen es desquitarse con la bebida, particularmente con el alcohol. Al llegar la cuenta vi que el precio de la cerveza estaba incluso por debajo de lo que hubiera esperado y el monto total de la noche alcanzó un total de aprox. 20% menos de lo que normalmente gasto al salir a restaurantes de similar nivel.

 Quiero volver a La Reynera y probar más platillos para seguir confirmando la calidad de su menú y para verificar que el nivel de servicio se mantiene después de haber cumplido su ciclo inicial (con la rotación de personal tiende a descuidarse el tema de capacitación en los restaurantes y la calidad del servicio puede bajar). Dado que el resto de los establecimientos en el Main Entrance llevan más tiempo y ya han creado su audiencia regular, La Reynera puede que vaya contra corriente pero si se mantienen como hasta ahora, no me queda duda que en poco tiempo tendrán mayor demanda. El reto será seguir siendo igual de dedicados y mantener el su compromiso por el servicio cuando tengan casa llena.

 Una última recomendación para los dueños del establecimiento: quiten las fotografías que indican damas/caballeros de las puertas de los baños, ya que son las mismas que tenían los bandidos de La Bandida y no le hacen justicia a la buena oferta que ahora tienen con La Reynera.

 Felicidades a La Reynera por este buen inicio. A los lectores de este espacio les recomiendo este lugar ampliamente.  Bandidos de La Bandida: pasen a su ex casa para que aprendan de quienes sí saben hacer las cosas bien.

Calificación. Servicio: 110/100. Calidad de alimentos: 95/100. Variedad de platillos: 85/100. Bebidas: 110/100. Experiencia en general: 95. CLARO QUE VUELVO.

Para mis lectores acostumbrados a leer sobre política y para los que prefieren digerir irreverencias, no se preocupen. No tengo intenciones de volverme una nueva Cony Delantal ni nada por el estilo. Es sólo que cuando recibes buen servicio, dan ganas de gratificarlo.