¿Por qué no te unes a un club de corredores?

Standard

Además de ¿dónde corres?, esta es la pregunta que recibo más veces cuando platico respecto a mi afición amateur por correr. Desde antes de que se viniera la actual popularidad por este deporte, los Clubes de Corredores han sido la constante en las carreras de 5, 10, 21 y 42K en la Ciudad de Monterrey. Hay muchísimos y cada uno tiene sus propias características, personalidades y atractivos. En las carreras es común verlos iniciando en grupo o identificar sus playeras a lo largo del trayecto: Gusanitos, Correcaminos, Runners North, SCYF, Lili Figueroa, Don Gato y su Pandilla, etc.

He estado corriendo desde el 2005 pero nunca formalmente con un Club y el por qué tiene más que ver con mis razones personales para correr y objetivos que con cualquier otra cosa. Hay muchas ventajas por las cuales sería recomendable unirse a un club, sobre todo cuando estás iniciándote en esta gran actividad:

1) Ayuda a la fuerza de voluntad. Ser parte de un grupo te liga a él y te ayuda a mantener una disciplina. Funciona como presión social pensar que “si no me despierto le voy a quedar mal al grupo que me espera para ir a correr.” Si te quedas dormido, la próxima vez será material para carrilla que se te pegaron las sábanas. Además, si ya pagaste por pertenecer, querrás sacarle el máximo provecho (a menos que tu lógica vaya en contra de la lógica económica).

2) Apoyo del grupo. Tus compañeros conocerán los objetivos que te trazaste para la próxima carrera. Sabrán tu reto y en el trayecto, es garantía que te apoyarán. Te darán palabras de impulso, te aconsejarán en la preparación, etc.

3) Expertise. Sí, correr es relativamente simple y podría ser material para que Cortázar escribiera “Instrucciones para correr” pero también es cierto que el entrenamiento no es poca cosa y correr mal (porque sí se puede correr mal) puede llevarte a lesiones. El expertise que te ofrece un club al generarte planes de entrenamiento individuales y/o estarte observando en tu preparación, es muy importante. Además, estos planes pueden ser muy efectivos si estás buscando bajar tus tiempos. Todos sabemos correr, pero no todos sabemos correr bien. Eso se aprende y es bueno tener maestros.

4) Camaradería. Depende de la naturaleza de cada club, pero sus integrantes tienden a llevarse bien y generar un espíritu de comunidad.

Habiendo listado estas ventajas (que no son las únicas), ¿por qué no me he unido a un club de corredores?

Simple: correr para mí es un espacio de desconecte. Durante mis entrenamientos, yo corro para estar conmigo mismo. Es mi espacio para tener conversaciones internas y enfocarme en mí. Aprovecho para evaluar cómo me siento física y emocionalmente, planeo mi día y festejo personalmente haberme levantado de la cama y poderme haber dedicado ese espacio. Dicha celebración (en mi caso), no requiere gratificación ni validación de otros.

430087_10151707361915960_2058896093_nYo no corro con el objetivo y ambición invertida en bajar mi tiempo. Me encanta cuando lo hago pero también sé que porque me permito ser un corredor indisciplinado, mis resultados dependen de muchas variables. Es rara la vez que permito que una carrera se interponga con mis planes de convivencia del día/noche anterior, por ejemplo. En varias ocasiones he corrido 10K la mañana después de haber ido a una boda y aunque no es algo que recomendaría bajo el título de “Consejos del buen corredor”, nunca me he arrepentido de ello. Cuando sí doy mayor seriedad a mis horas de sueño, alimentación, etc. es en caso de correr un 21K (nunca he corrido un maratón) o una carrera de obstáculos, ya que estos trayectos exigen mayor esfuerzo. Hasta ahora, mi cuerpo me ha permitido esta libertad.

Respecto a apoyo por parte del grupo, aunque definitivamente debe ser bueno tenerlo por parte de tu club, algo que me encanta de las carreras es que por su misma naturaleza, a menos que seas uno de los 10-15 corredores que están buscando podio, esa camaradería existe entre todos los corredores. Es raro el corredor que te hace algún comentario negativo y al contrario, es común recibir y dar palabras de aliento en tu trayecto. Los espectadores en las carreras, aunque no te conozcan, nunca escatiman en regalarte un “ánimo, tú puedes” o una sonrisa. Hasta ahora no necesito más.

Viva el internet y la generosidad: aunque no son personalizados, hay muchos planes de entrenamiento, tips, consejos, técnicas para estirar, etc. gratuitos en internet. Los usé al principio y me sirvieron por ejemplo, para trazar un plan para correr mi primer 21K. Además, cuando me he topado con dudas que no resuelvo en un Google Search, he contado con la generosidad de amigos con mayor experiencia que han podido darme todos los consejos que necesito para ejercitarme y practicar este deporte de manera no competitiva. Mi misión es simplemente mantenerme saludable y disfrutar el camino. Por eso hasta ahora no me he unido a un club de corredores.

Advertisements

Safety in Mexico – Get the facts

Standard

You’ve heard the hype… you know about the insecurity story in Mexico. I’ve even written a bit about it on Americas Quarterly. Now, invest a couple of minutes to get a reality check and understand that there’s a lot more to Mexico than what gets to sensationalist press.

Get the facts: http://howsafeismexico.com/ 

Share this please!

Think Equal!

Standard

Cool WorldBank video (thanks ASM for sharing):

It’s that simple. Let’s think equal, but more importantly, let’s ACT equal. In whichever way you can, in your own sphere of influence, promote gender equality.

Don’t fall in the trap of promoting affirmative action. That is not gender equality. I understand that some people feel that in order to change a culture that is submissive towards women you need to force quotas on them. It might work in the surface, but you’re not really addressing the problem. Quotas will not create acceptance or constructive inclusion. They will cause resentment and unequal treatment. Basically, the turn the problem around 180° and provide a unfavorable situation for men. Quotas also condescend women by creating an uneven playing field so that they can excel, as if they did not have the capability to do so by themselves.

Instead of forcing affirmative action, create situations where both men and women are empowered and provided opportunities to thrive based on their merit. Believe me, women will not disappoint you if you do.

Por un México sin excusas

Standard

He sido participante o testigo de muchas causas e iniciativas, todas ellas enfocadas a buscar mejorar algún aspecto de nuestro país. Es común escuchar lemas como “Un México sin drogas” o “Por un país sin violencia”, etc. Todas ellas son válidas y no pretendo minimizar ni descalificar los esfuerzos para pelear por estos ideales.

Sin embargo, ayer me tocó vivir una serie de situaciones cuasicotidianas que al sumarse me hicieron reflexionar respecto a la manera en que los mexicanos hemos hecho de inventar pretextos nuestro pan de cada día. Así que hoy quisiera abogar por algo mucho más cercano a cada uno de nosotros que los ideales que arropan las causas sociales normalmente. Creo que no me equivoco al decir que todos hemos sido víctimas y a su vez criminales de lo que hemos vuelto un arte en México: la vil, llana y descarada excusa.

Somos un país cuya actividad económica cada vez más se centra en el sector de servicios y aunque los ofrecemos sin duda de mejor manera que algunas otras naciones, nos distinguimos por darlos siempre con la excusa de frente por no haber logrado el objetivo en tiempo o en forma acordada. Las excusas han hecho de nuestra economía de servicios, un mar de mediocridad e irresponsabilidad.

En México el tipo que iba a venir a instalarte el internet el día que pediste permiso de la oficina para estar en casa “no llegó porque la cuadrilla tuvo un accidente imprevisto”, el oficinista llegó a la junta 20 minutos tarde porque (aparentemente a diferencia de todos los demás días) “el tráfico estaba pesadísimo”, el estudiante de universidad no sube la tarea al servidor “porque se cayó la red”, la imprenta entrega los trabajos tarde porque siempre “nos falló una pieza de la máquina”, el plomero no pudo llegar a tiempo porque tenía mucho trabajo, era del otro lado de la ciudad y los microbuseros están de huelga y a las empleadas domésticas se les mueren a cada rato sus diecinueve abuelitas.

¿Por qué? ¿Por qué no podemos tomar responsabilidad y honestamente aceptar nuestras fallas y limitaciones? ¿Por qué no podemos por otro lado, perseguir hacer nuestro trabajo con tal esmero y orgullo que logramos superar las expectativas de quienes reciben nuestros servicios y entregables?

Somos una nación increíblemente creativa pero enfocamos dicha creatividad en actividades que erosionan nuestra capacidad de ser grandes. Si la mitad de las neuronas que destinamos a que se nos ocurran historias épicas para no decirle a nuestro jefe “me quedé dormido” , las dedicáramos a innovar, podríamos destacar internacionalmente en inventiva.

Creo que tememos demasiado y malentendemos la importancia de la opinión de los otros. Creemos que si alguien nos ve fallar o equivocarnos, estaremos marcados de por vida y destinados al fracaso.

No puedo llamarla una máxima irrefutable ni decir que siempre funciona, pero puedo hablar por mi experiencia y compartirles que desde muy temprano en mi vida he buscado eliminar las excusas y reemplazarlas por la verdad, honesta y directa.  He buscado poner empeño en lo que hago porque además eso me permite sentir orgullo por los resultados (en lugar del alivio de decir “por esta ocasión la libre porque no me cacharon en la mentira). Poniendo las cosas en la balanza (porque no siempre funciona), puedo decir que favorecer la honestidad me ha sido más benéfico que detrimental.

¿Acaso no respetarías más a un proveedor de un servicio que te dijera “disculpas, cometimos un error y por ello ofrecemos X en retribución” que uno al que siempre se le atraviesa un tren, se le poncha la llanta o se pierde en camino a la entrega?

Ojo, no estoy diciendo que nos volvamos mártires y andemos por el mundo recogiendo culpas de otros ni queriendo quedar bien con la gente agachando la cabeza y diciendo “tienes razón, todo es culpa mía.” Estoy hablando de tomar responsabilidad por lo que nos compete y por nuestras acciones. Hablo de dar la cara en lugar de resguardarse en una excusa que te exima de tener que pedir que vuelvan a confiar en ti a pesar de haber fallado.

Somos seres humanos. No se puede ni debe de esperar de nosotros la perfección. Es evidente que en algún momento nos vamos a equivocar o vamos a fallar. Como jefe prefiero a un colaborador que trae a mi atención un error con el tiempo suficiente para buscar resolverlo que otro que solapa sus limitaciones escondiendo la falla o transfiriendo la culpa a “causas fuera de su control” como el hecho de que los aliens invadieron su casa el día antes del deadline y le borraron el disco duro de su computadora. Ahora, la clave del juego es equivocarse pero no es cometer el mismo error miles de veces y ser honesto al respecto… está bien que no seas perfecto pero si eres incompetente, tienes mayores broncas que las excusas.

Creo que lo que deberíamos hacer mucho más es (1) al cometerlo, aceptar el error eliminando la excusa, (2) honestamente comunicarlo, (3) generar opciones para reparar o resolver el daño y (4)recoger los aprendizajes necesarios para evitar la misma falla. No es física cuántica… Vivir sin excusas es simple y sólo cuesta la voluntad de hacerlo.

Así de fácil: la honestidad genera credibilidad y la deshonestidad hace que la pierdas. Y una persona que no tiene credibilidad, simplemente tiene muy poco valor que ofrecerle al mundo. No digo que seamos honestos porque es un ideal loable. Digo que lo seamos porque nos conviene.

¿Quién se apunta para eliminar del salón de clases “el perro se comió mi tarea” y así construir un país de gente honesta? ¡Vamos por un México sin excusas! ¿O estás bieeeeeeeeeeen ocupado porque justo este fin de semana que ibas a ser honesto estás muy ocupado porque viene tu tía de fuera a visitar y no va a volver en tres años así que no puedes enfocarte en nada más?

Fui Comander… ¡Voy por The Animal Race!

Standard

El 30 de junio nos lanzamos a Monterreal para participar en el Reto Comander 2013, una carrera de 10K con 31 obstáculos, a 2,800-3000 mts de altura en un setting natural increíble. Anticipando la llegada de Tough Mudder a Monterrey en el 2014, los corredores del noreste que nos quedamos con ganas de participar en el Spartan Race del DF nos congregamos en San Antonio de las Alazanas con alta expectativa a lo que estábamos por vivir.

Slide16Con la excepción de cuellos de botella en un par de obstáculos, mismos que no se podían evitar por las limitantes que la naturaleza dictaba, Reto Comander fue un EXCELENTE evento que recomiendo a cualquier corredor ávido por emociones diferenciadas. La organización fue impecable y el entusiasmo y ambiente increíbles. Definitivamente valió la pena participar y la producción que implicó llevar a cabo esta carrera justificó cada centavo de su costo. Se nota que la gente detrás de Comander sabe lo que está haciendo (y no lo digo sólo por los tatuajes de IronMan que les vi a varios del Staff).

No tiene par vivir el compañerismo de un corredor que es un completo extraño y te tiende la mano para superar un obstáculo. Así como a mí me ayudaron, en mi trayecto debo de haber apoyado a por lo menos unas cien personas. Por segundos o minutos nos hermanamos, para nunca volver a vernos… sólo porque estábamos en las mismas y los organizadores un día antes nos habían contagiado del “espíritu comander.” Este ambiente me recordó a mis primeras carreras, en las que cuando corredores con más experiencia que veían que bajaba el paso, no escatimaban para compartir palabras de apoyo… o a las carreras en las que corro con carreola y en ascensos no falta el desconocido que te ayuda a empujar. ESTO es lo que más me gusta de correr.

Les comparto un breve video que resume lo que vivimos en Reto Comander:

Definitivamente regreso a Reto Comander el próximo año pero ahora a la que le traigo MUCHAS ganas es The Animal Race y para quienes quieren iniciarse en las carreras o específicamente carreras de obstáculos, promete ser muy buena opción.

Estoy al pendiente de que abran inscripciones para esta carrera que se llevará a cabo el 28 de septiembre en el BioParque Estrella. En su página de internet dice que lo harán la siguiente semana y seguro se les va a llenar muy rápido así que hay que ponernos al tiro. Por lo pronto yo voy a armar un grupo de amigos para ir. En este tipo de eventos, sí les recomiendo correr en grupo. No porque sea necesario hacerlo, sino porque seguramente hará que su experiencia sea aún más divertida.

¿Por qué me gusta The Animal Race?

• Será una distancia muy manejable y que permite a nuevos corredores probarse en este tipo de eventos (será alrededor de 6-7 K).
• Tendrá 15 obstáculos militares y en su página anuncian que 4 de ellos serán con animales. Conociendo a la gente del BioParque, serán obstáculos que cuidarán por los animales pero que a su vez brindarán diversión y reto para los corredores. No se me ocurre que tipo de retos serán pero por lo mismo despiertan mi interés.
• Alquien me comentó que además habrán algunos retos misterio. Buena estrategia dejar algo de info para el asombro de los participantes.
• Para que una carrera de obstáculos sea exitosa, el lugar en que se lleva a cabo es crítico y esencial. ¡El BioParque promete mucho! Naturaleza como en el Comander, ¡sin la desventaja de correr contra casi 3000 mts. de altura!
• Me comentó un amigo que sabe más del evento, que varios de los organizadores son Tough Mudders. Esto seguramente indicará conocimiento que evitará cuellos de botella (que muchas veces son el mayor reto en las carreras de obstáculos).

¿Quién se apunta? Mi mamá siempre dijo que yo era medio animal… ¡es hora de comprobarlo! Jajaja

Les paso ligas del evento:
http://www.animalracemty.com/
https://www.facebook.com/#!/animalracemexico?fref=ts

Cost of Learning

Standard

Excelente blog post de Arturo San Vicente. El liderazgo se da a punta de madrazos…

Arturo San Vicente

I know I haven’t been writing for a long time now, but I just wanted to find a quick way to get back on the horse and share with you something that has worked for me in the last couple of years, to then find out that I’m not alone in this quest.

Some may call it investing, some may call it education, I kicked the tires and called it “cost of learning”.

2 years ago, I had recently graduated form college, was working in a well known corporate office, read tons of books about business and innovation, but it all wasn’t cutting it.

Not that books, a good job and a college degree are not good, don’t take me wrong, I think that these experiences have helped me in a big way in my life. But I still felt like I needed to learn more about business. I could’ve…

View original post 423 more words

Mexico’s New Undead Rapist Mayor-Elect

Standard

Here is a link to my latest article on AQBlog, titled “Mexico’s New Undead Rapist Mayor-Elect“, published on July 12th, 2013. Please feel free to visit and comment. Here is a verbatim copy of it in case you prefer to read it on my personal blog, though I recommend actually going to the site because of additional content, other blogger’s articles, etc.

Yes, you read that title correctly. The small municipality of San Agustín Amatengo in the Mexican state of Oaxaca has recently attracted national attention due to what is likely the strangest story in electoral politics in the country.

On July 7, Lenin Carballido, the candidate from a Partido Acción Nacional (National Action Party—PAN)-Partido de la Revolución Democrática (Party of the Democratic Revolution—PRD)-Partido del Trabajo (Labor Party—PT) coalition, raised his arms in victory after winning the race for municipal president (mayor).

But this should have been impossible: an official death certificate announced Carballido’s demise in 2010 from a diabetic coma.

As national newspaper REFORMA reports, the story is even more complex because investigations suggest that Carballido faked his own death to avoid facing charges of gang-raping a 30-year-old woman in the capital city of Oaxaca in March 2004.

On October 12, 2010, a judge issued a warrant for Carballido’s arrest based on “unequivocal proof that the subject at hand [Carballido], using physical violence, assisted by others and against her will, raped [the woman, whose name was withdrawn].” However, the charges were dropped when a public defender informed the judge that Carballido had died that September and thus, could not be apprehended.

Less than three years later, Carballido was healthy enough to run an effective political campaign and narrowly beat his opponent, Alfredo Jiménez Ordaz, a candidate supported by the Partido Revolucionario Institucional (Institutional Revolutionary Party—PRI) and Partido Verde Ecologista de México (Green Ecologist Party of Mexico—PVEM). Granted, Carballido only beat Jiménez by 11 votes—but it was an impressive result for a guy who had supposedly died three years earlier.

This story, fit for “Ripley’s Believe it or Not”, illustrates Mexican political parties’ lax policies for vetting candidates, as well as those of Oaxaca’s state electoral body, which accepted Carballido’s candidacy. One would expect that criminal background checks would be part of these processes—let alone ensuring that candidates are not officially dead.

Oaxaca’s Congress has asked the state attorney general’s office to re-issue its arrest warrant for Carballido. Since the story became public, the leader of the PRD in Oaxaca, Rey Morales, has told the press that the PRD was “analyzing the situation in order to determine if they can impede Carballido from taking office,” adding that the candidate “deceived the party, electoral authorities and the citizenry.” Lenin Carballido has not been available for comment.

If we’re going to have zombies running around and campaigning, they should at least be subject to our rule of law.