La mejor manera de pasar un cumpleaños

Standard

Hoy ha sido un día de grandes satisfacciones. Empecé el día al lado de mi bebé que me regalaba sonrisas al tiempo que se tomaba su biberón. Un poco después se nos unió mi esposa que me dio dos excelentes regalos… de esos que se nota que fueron pensados específicamente en ti. Durante el día he recibido una infinidad de muestras de cariño de familiares, compañeros y amigos que se tomaron el tiempo para mandarme un mensaje o llamarme. También tuve una mañana muy productiva en la oficina sacando pendientes importantes antes de cerrar el año. De verdad, un gran GRAN día.

Pero les quiero platicar muy brevemente de otra cosa que hice el día de hoy… y se los platico no con las intenciones de proyectarme magnánimo ni mucho menos. Si les comento de esta experiencia, es sólo porque obtuve de ella TANTO, que me parece egoísta no compartirla invitando a que ustedes consideren hacer algo similar en su cumpleaños. Por lo pronto, yo pretendo hacerlo una tradición en el mío.

Anoche reflexionaba acerca del hecho de que en este año he recibido mucho de muchas personas y del tiempo que he podido pasar alrededor de la gente que quiero y haciendo las cosas que me gustan. Ha sido un año sumamente gratificante en todos los sentidos. Guardar tanta gratitud en una sola persona es muy difícil así que anoche decidí que dedicaría una parte de mi cumpleaños a dar, aunque fuese un mínimo detalle y en poco tiempo.

Después de comer con compañeros de la oficina y de sacar algunos pendientes, fui a una pastelería y compré un montón de bolsas de pequeñas hojarascas. Un poco antes de las 3:30 de la tarde llegué al Hospital San José (lugar en donde varios familiares y amigos han sido atendidos) y me dirigí a la sala de espera de la Unidad de Cuidados Intensivos. Ahí, en distintos y pequeños grupos, había alrededor de 25 personas, en espera por obtener noticias de sus seres queridos que estaban siendo atendidos.

De manera respetuosa y tratando de ser lo menos intrusivo posible, fui visitando a cada una de estas personas, a quienes ofrecí las galletas como regalo y les di palabras de aliento, deseando la próxima recuperación de sus pacientes. Pasé tan sólo alrededor de una hora con ellos, pero quiero decirles que fue un momento INCREÍBLE. Todas las personas ahí me mostraron enorme gratitud por lo que no era más que un pequeño detalle… algunas estaban confundidas y me veían inicialmente de manera incrédula. Otras me preguntaban por mis familiares y me deseaban que ellos también mejoraran, sorprendiéndose aún más al aprender que afortunadamente ningún familiar mío estaba internado. Recibí bendiciones, palabras de agradecimiento y una señora mayor, con la que estuve platicando un rato más que con los demás, me felicitó y me dijo que hacía mucho que no veía una acción desinteresada de una persona a otra. Realmente me llegó al corazón y me hizo reflexionar BASTANTE sobre la necesidad que tenemos de rescatar el sentido cívico en nuestra comunidad. Me preguntó por qué lo hacía y al explicarle que era algo que había querido hacer para festejar mi cumpleaños, la señora (a pesar de lo que a su edad esto significaba en esfuerzo) se paró de su lugar y me regaló un abrazo.

Es evidente que nuestras acciones individuales no necesariamente resuelven los grandes problemas que aquejan a nuestra sociedad pero es muy fácil olvidar que la gente que nos rodea, a veces no necesita que les resolvamos esos problemas. A veces una sonrisa, un abrazo o un pequeño detalle son suficientes para volver a depositar la esperanza en aquellos que pueden haberla momentáneamente extraviado. A veces la gente sólo necesita una mirada empática… y eso, no cuesta nada.

Mis mejores deseos a todos ustedes. Que tengan un 2015 lleno de satisfacción, de grandes logros y de muchas razones para sentirse orgullosos y agradecidos. Que sea un año en que avancemos como sociedad y nos acerquemos de nuevo a lo que debería de ser una comunidad.

Con cariño y respeto,

Arjan

P.S. En este blog y a través de mis redes sociales el día de hoy compartí una serie de ligas a organizaciones cuyo trabajo considero valioso. Muchas gracias a quieres se sumaron al proyecto y las han apoyado el día de hoy. Si todavía no lo hacen, por favor consideren la información contenida aquí.

Advertisements

One thought on “La mejor manera de pasar un cumpleaños

  1. Alvaro Martínez

    Arjan, primero que nada, muchas felicidades por tu cumpleaños, espero que cumplas muchísimos más. Luego, quiero decirte que voy a seguir tu ejemplo cuando me toque a mí cumplir, que será hasta el primero de julio; considero que debe de ser una experiencia, como tú bien dices, muy gratificante. Y te prometo que lo voy a hacer porque considero que, independientemente de la satisfacción personal que me pueda redituar una acción como esa, me parece que todos tenemos la necesidad de poner nuestro granito de arena para hacer de nuestro querido pero atribulado y zarandeado país, algo que lo saque de esta situación de horror, injusticia y desgracia por la que está pasando. Creo que si todos nos propusiéramos actuar de la manera en que tú lo hiciste —y no nada más en nuestros cumpleaños—, empezaríamos a mejorar como sociedad.. Te mando un gran abrazo y te deseo lo mejor en este año que está por comenzar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s