2,190 y contando…

Standard

Calma, cordura, inteligencia, compromiso y muchos huevos.

Este país nos necesita y nos va a necesitar. La esperanza mesiánica irracional de las masas en muy poco tiempo se desinfla y se vuelve desilusión (los ejemplos de esto son demasiados, en México, en LATAM y en el mundo)… entendamos qué y quiénes somos los responsables de haber desilusionado tanto al país, que el mismo fuera vulnerable a otra venta de espejitos más. Entendamos las razones y ataquémoslas. Si no lo hacemos, Cuauhtémoc Blanco en 6 años…

Recordemos que cuando llegue el momento en que la burbujita truene (y va a llegar), muchas y muchos van a necesitar que los apoyemos en su regreso a la realidad. Como nos ha pasado en tantos otros momentos, nos vamos a tener que tender la mano, a apoyar, a darnos un abrazo y decir “sigamos adelante”.

En México hay MUCHO talento, mucho ingenio, mucha inventiva, mucho emprendimiento, mucha capacidad. México ha avanzado a pesar de sus gobernantes y lo seguirá haciendo si queremos que así sea y nos comprometemos con encontrar las formar de construir. Ningún Mesías falso lo va a hacer por nosotros.

Tienes derecho de encabronarte, de lamentarte, de seguir sintiendo ese malestar en la boca de tu estómago, porque te preocupa tu país, tu estado, tu ciudad, tu comunidad y tu familia… y sí, la incertidumbre está cabrona y no quiero ni pensar en lo que le va a pasar al peso mexicano en el corto plazo…

Pero quienes tenemos el privilegio de haber tenido acceso a una educación universitaria, quienes tenemos la capacidad analítica para tener prospectiva, quienes tenemos la mínima solvencia económica de no caer en la venta rapaz de un populismo que es la única luz de esperanza que les han dejado a las clases bajas de este país, NO TENEMOS DERECHO a claudicar. Y esto no lo dice un personaje imaginario en una bicicleta, lo dice un mexicano de verdad que quiere a su país y quiere verlo mejor.

Un presidente y su retórica no tienen derecho a robarte de tus ideas, de tus proyectos, de todos los planes que has diseñado y que estás ejecutando para seguir adelante. ¿Acaso te detuvo Peña? ¿Calderón? ¿Fox? ¿Salinas? Los obstáculos solo son diferentes… que bueno que tenemos la capacidad de adaptarnos y la seguiremos teniendo. Y seguiremos progresando a pesar de los gobernantes… a lo mucho, esto nos exige ser más creativos. Y si tenemos suerte, igual y este loco y su equipo hasta contribuyen en algo, pero no nos quedemos sentados esperando que así sea. No veo que tengamos razón para hacerlo y no la tendríamos si hoy estuviéramos viendo a Meade o a Anaya diciendo “Me canso, ganso”…

Calma, cordura, inteligencia, compromiso y muchos huevos.

2,190 y contando.

¡Ánimo!

Have fun, more of it. Choose to.

Standard

One way of exercising leadership, is by leading YOU. Make sure you place yourself in the correct mindset in order to succeed. And if you’re not having fun in that journey, are you really owning it?

Lead… authentically

Standard

In your personal life, authenticity is about being yourself regardless of social context. In business, it’s about walking the talk, being true to ethical principles and maintaining your personality and essence consistently. Traits of a true leader.

Trascend via leadership

Standard

This holds true for any position of leadership, both in professional and personal settings. 

Leaders look to be challenged

Standard

If you surround yourself with “yes-men”, you will never attain the unimaginable and you will never find out what you’re really made of.

A visionary leader looks to be challenged. “My way or the highway” is fine for emergency situations where decisions need to be implemented quickly but in the day to day operations and long-term vision, you’re missing out if you’re so insecure about your own standing that you won’t allow for (or promote) healthy debate. Valued professionals don’t want to follow… they want to co-create and co-achieve. Invite them to.

 

Obedience vs. alignment

Standard

True leaders are able to promote and achieve enthusiastic alignment within their teams. Bad bosses rely on constant demanding of obedience due to their own shortcomings as motivators, communicators, influencers and leaders.